viernes, 22 de mayo de 2020

Conquest Of The Planet Of The Apes (1972)

Género: Ciencia ficción  
Dirección: J.Lee Thompson
Protagonistas: Roddy McDowell, Don Murray, Ricardo Montalbán
Duración: 90 minutos 
Año: 1972


A tan solo un año del estreno de la tercera parte de esta saga aparece una continuación con la clara intención de impedir que se enfriase el plato y continuar vendiendo el concepto, aunque claro, cada vez con un menor presupuesto. Pese a que "Escape of the planet of the apes" quintuplicó en ganancias la inversión, esta cuarta entrega contó con un presupuesto aún menor (1.7 millones de dolares). Este recorte se hace sentir y pesa en la película, partiendo por el hecho de que esta desarrolla practicamente su totalidad en un mismo escenario y también en el que sus efectos son bastante básicos (un par de explosiones, fogatas y el maquillaje de los simios). Sin embargo, lo que "Conquest of the planet of the apes" no genera por efectos lo logra gracias a su historia, bastante más interesante que cualquiera de sus dos antecesoras, aunque no exenta de errores.

"Conquest..." se muestra enigmática desde su primer minuto y pretende también ser más oscura que lo que veníamos viendo en la saga. Conocemos un planeta tierra (1991 para ser más exactos) donde el presagio anticipado en "Escape..." se ha vuelto realidad, es decir, las mascotas han desaparecido a causa de un extraño virus (antes del Covid19 no nos habríamos creído una idea así, pues ahora no nos cabe duda de que sería factible) por lo que el ser humano ha decidido domesticar a los simios, quienes con el paso del tiempo pasaron a ser esclavos del hombre, siendo educados para cumplir principalmente tareas de servicio. A un lugar de entrenamiento de simios llegará César, el único simio pensante en el mundo que maneja además el habla, junto al humano que lo ha criado durante años en un Circo, Armando.  Ahí se presenta la primera incoherencia de la película: ¿Por qué carajos llevas al simio a un lugar militarizado donde podría ser descubierto y asesinado? Es ir a la boca del lobo... En fin, el asunto es que las cosas se complicarán en este lugar donde César acabará entendiendo que el único camino para su raza es la revolución.

Lo mejor de esta película se encuentra en su primera media hora y en sus últimos diez minutos, lamentablemente entre medio la cinta tropezará tanto a causa de lo poco creíble del desarrollo (nuevamente es incoherente el como César "educa" y se comunica con el resto de los simios) como por unos efectos que no se tragan por ningún lado (las peleas o la sangre que la película muestra no se las cree nadie). Por tanto, "Conquest of the planet of the apes" encuentra su fuerte en la premisa, en ese mundo donde los simios han sido esclavizados, ahí la película se muestra claramente influenciada por la lucha anti racismo que se vivía en Estados Unidos durante los años 70 (incluso un personaje negro "descendiente de esclavos" empatiza con los simios durante el trámite), y también en su cierre, que por cierto tuvo dos versiones, una oficial y la censurada, en la primera (proyectada en los cines en aquellos años) César "perdona a los humanos" mientras que en la segunda esta junto a los simios deciden luchar y masacrar a los hombres. Interesante, no? 

También cabe mencionar que el papel de César y su relación con Armando está muy bien desarrollada por unos sólidos Roddy McDowell y Ricardo Montalbán. A diferencia de las películas anteriores de la saga uno aquí si se encariña con los protagonistas lo cual suma puntos a la cinta. 

Con todo, la cuarta entrega de la saga funciona y se deja ver, mejora en términos creativos respecto a las anteriores aunque lamentablemente no todo no cuaje como corresponde. 

¿Lo mejor? Los primeros 30 minutos y el cierre, el discurso final de César. 
¿Lo peor? Los absurdos del guión y el que la película ha perdido demasiada credibilidad con el paso del tiempo.
3.0 : Buena, se deja ver.

Otras películas de la saga:
1968: The planet of the apes
1970: Beneath the planet of the apes
1971: Escape from the planet of the apes

jueves, 7 de mayo de 2020

Escape From The Planet Of The Apes (1971)

Género: Ciencia ficción  
Dirección: Don Taylor
Protagonistas: Roddy McDowell, Kim Hunter
Duración: 95 minutos 
Año : 1971


Inmediatamente estrenada "Beneath the planet of the apes" la productora colocó en marcha la filmación de una tercera parte. ¿El motivo? La franquicia vendía. Tanto el clásico de 1968 como su decepcionante sucesora de 1970 fueron capaces de sextuplicar en ganancias la inversión realizada (la primera parte recaudó 30 millones de dolares habiendo costado 5, la segunda recaudó 18 millones y costó 3) por lo que desde aquí hasta 1973 tendríamos una nueva secuela para la saga (llegando finalmente a un total de cinco películas en un lapsus de siete años, ¡una locura!). Ahora claro, dado que el nivel iba en baja, de aquí en adelante cada película contó con un presupuesto menor a la anterior. 

Llegó así al mercado "Escape from the planet of the apes", una película que pese a contener ciertos fallos (que los tiene) fue capaz de elevar el nivel respecto a la anterior entrega e incluso hacernos olvidar el mal rato vivido con esta, eso además de instalar respuestas relativamente coherentes para ciertos enigmas y plantear un escenario interesante para una siguiente película de la saga. En ese sentido la cinta entretiene y cumple, no le pidamos más. 

(Advertencia: Spoiler de aquí en adelante...)
La película abre con una nave llegando a la tierra (digamos, la tierra dominada por humanos) desde donde salen tres simios vestidos de astronautas. Si bien la escena es impactante de inmediato notamos un tinte de comedia en la dirección, con militares reaccionando de manera muy ridícula y una música "divertida" (tipo Benny Hill). Siendo francos, no tiene mucho sentido el que simios que no conocían la electricidad hayan reparado una nave espacial,  pero bueno... el caso es que los primeros treinta minutos de película transcurren en un modo liviano: los simios en el mall de compras, viendo televisión y respondiendo cosas divertidas al público. Posteriormente aparecerán antagonistas humanos que por miedo verán maldad en los protagonistas y comenzarán a perseguirlos, todo comienza a salir mal y poco a poco se arma un cierre bastante bien logrado. 

A favor de la película juega el que esta intenta corregir el descalabro de la anterior. Zira y Cornelius esta vez son protagonistas, la cinta se hace cargo de preguntas relevantes (como fue que los simios acabaron dominando al hombre, por ejemplo) así como también plantea dilemas interesantes, desde la ignorancia y estupidez del poder político hasta el carácter auto destructivo de los humanos (notable la incomprensión de Cornelius al ver una pelea de boxeo). Todo esto arma una película que vale la pena revisar y que sin deslumbrar está bien. Hay incoherencias (¿Zira embarazada y teniendo un hijo?) o un tono de comedia que evidentemente está puesto para volver más comercial la película pero con todo esta tercera entrega repara un poco el daño causado en su antecesora.


¿Lo mejor? Que recupera cierto nivel. Intenta plantear dilemas de peso.
¿Lo peor? El maldito tono de comedia.
3.0: Buena, se deja ver...



Otras películas de la saga:
1968: The planet of the apes
1970: Beneath the planet of the apes

martes, 5 de mayo de 2020

Beneath The Planet Of The Apes (1970)

Género: Ciencia ficción  
Dirección: Ted Post
Protagonistas: James Franciscus, Charlton Heston, Linda Harrison
Duración: 95 minutos 
Año : 1970

Las segundas partes nunca fueron buenas, y vaya re afirmación de la frase me he llevado con "Beneath the planet of the apes", película que hace muchísimo quería revisar pero que por diversas razones había dejado de lado hasta que al fin ayer me senté a ver. Lamentablemente me encontré ante una película indigna de su antecesora y a la cual se le nota demasiado el "cambio de mano" en dirección. Una cinta que no es capaz de sostener el peso del clásico de 1968 y cuando intenta innovar luce realmente ridícula, fuera de contar con unos enormes agujeros de guión.

Conocida es la historia de que Charlton Heston no tenía interés en participar en una secuela pero que finalmente aceptó aparecer durante algunos minutos. Desde ahí el guión luce forzado, había que poner a toda costa a Heston en pantalla por lo que se tuerce el curso de la historia al absurdo, todo con tal de darle cabida a su personaje, aunque esta vez en un rol secundario... 

De esta manera, Taylor (Heston) aparecerá unos instantes en el inicio de la película para luego desaparecer en extrañas circunstancias (que jamás acaban de explicarse), siendo reemplazado por Brent (James Franciscus), un astronauta que ha llegado al planeta en una misión que busca el rastro de Taylor (?). Desde ahí Brent se encontrará con Nola (la humana pareja de Taylor que no habla, interpretada por una despampanante Linda Harrison) sola en un caballo y junto a ella se dirigirán a la ciudad de los simios, descubriendo rapidamente lo que ahí ocurre. Y es que claro, con el factor sorpresa ya fuera (como espectadores sabemos de antemano lo que ocurre en este misterioso planeta dominado por simios), la película no tiene cuidado en mostrar que Brent se sorprenda ante lo que ve, por lo que todo ocurre muy rápido. Los simios Cornelius y Zira, que en la primera parte jugaban roles primordiales, en esta ocasión apenas aparecen y todo se concentra en el viaje a "la zona prohibida", donde se concentra la acción durante la segunda parte de la película. 

Ahí se viene el desastre, nos enteramos de que existen unos cuantos humanos con poderes telepáticos y que adoran a una bomba (si, tal cual, le rezan incluso). Arrestarán a Brent + Nola (¿por qué los consideran sus enemigos siendo que pertenecen a su misma raza? Ni idea) y los juntarán con Taylor, a quien tenían detenido en una jaula (?) e intentarán que estos se asesinen entre si (¿Por qué? Da igual). Llegarán los simios al lugar y los humanos en lugar de dominarlos con sus poderes, sucumben, por lo que acaba todo en una masacre de penoso final donde incluso la potente idea del carácter destructivo tanto de humanos como simios es desaprovechada a causa de un guión que intenta a ratos emular a la primera parte (aunque sin magia) y que cuando busca innovar cae en demasiados sin sentidos. 

¿Lo mejor? Los trajes de los simios, siguen siendo un deleite de ver.
¿Lo peor? Lo dicho, una secuela indigna de su antecesora. 

2.0 : Mala.


Otras reseñas de la saga:

jueves, 2 de abril de 2020

Richard Jewell (2019)

Género: Drama verídico      
Dirección: Clint Eastwood
Protagonistas: Paul Walter Hauser, Sam Rockwell, Kathy Bates, Olivia Wilde, Jon Hamm
Duración: 130 minutos 
Año : 2019


Consciente de que el tiempo avanza de manera implacable, el bueno de Clint Eastwood (ya con 89 años de edad) no ha parado de producir en el último tiempo. En ocasiones cumple ("The mule", recientemente comentada acá) y a veces brilla, como ocurre con "Richard Jewell", la historia de un hombre a quien le tocó estar en el lugar y momento equivocado : en los Estados Unidos en período de paranoia. Ahora, más allá de la historia misma Eastwood aborda el tema de la desconfianza estadounidense y como el poder (policial y comunicacional, personificados de manera precisa en un agente del FBI y una ambiciosa periodista) puede ser capaz de aplastar a un ciudadano cualquiera e indefenso. Se nos muestra así a Richard Jewell como un hombre humilde que aspira a ser policía, vive con su madre e intenta llevar adelante una vida de manera correcta, digamos, bastante apegado a las normas y amigo de la gente. Todas estas cualidades, sin embargo, resultan sospechosas para la policía tras el descubrimiento de una bomba en un lugar público tras lo cual se desatará una intensa persecución en su contra.

La narración de la película es tremendamente dinámica, lo cual se ve complementado de manera fenomenal con un conjunto de actuaciones soberbias, un Sam Rockwell (un abogado que identifica en Jewell a un personaje que "necesita ayuda") tocado por la dicha al punto de iluminar la pantalla en cada una de sus apariciones (¡que nivel está encontrando en cada papel este hombre!), Paul Walter Hauser sólido y convincente, y  una Kathy Bates contenida pero emocionante cuando el momento lo requiere. El conjunto por tanto es pleno y de un ritmo exquisito, una película que no tiene desperdicio, que entretendrá a quien busca pasar un buen momento pero perfila afiladas críticas en quien quiera ir un poco más allá. 

En "Richard Jewell" percibimos a un Clint Eastwood en plenas facultades, desde un largo tiempo a la fecha su obsesión vienen siendo sus Estados Unidos, su gente, comportamiento y cultura, acá ha vuelto a afinar puntería y logrado demasiado con una historia aparentemente sencilla. Que decir, un eterno del cine.

¿Lo mejor? La sutileza con que Eastwood dispara contra la desconfianza y paranoia estadounidense.
¿Lo peor? El cierre es algo abrupto, el desenlace llega de golpe en los últimos 10-15 minutos de película.
¿Donde está? En Popcorn la encuentras.
4.0 : Excelente!


Otras reseñas de Clint Eastwood:
2018: The mule
2019: Sully
2012: Trouble with the curve
2010: Hereafter

lunes, 23 de marzo de 2020

This Is Where I Leave You (2014)

Género: Comedia negra      
Dirección: Shawn Levy
Protagonistas: Jason Bateman, Tina Fey, Adam Driver, Rose Byrne, Corey Stoll, Kathryn Hann, Jane Fonda, Connie Britton
Duración: 100 minutos 
Año : 2014

En tiempos de cuarentena y coronavirus más que nunca viene bien el recomendar una película divertida y que se encuentra a fácil alcance (digamos, está en Netflix). Fue así como llegué a esta comedia negra que data de 2014 y a la que me lance dado el arsenal de actores y actrices con que cuenta, donde cada uno de ellos/as "hace lo suyo", es decir, tenemos a Jason Bateman en su papel de cuarentón inmutable, Rose Byrne más enternecedora que nunca, Tina Fey al filo entre el drama y la comedia y a Corey Stoll en su clásico personaje de hombre estresado (yo lo conocí en "House of cards" realizando practicamente el mismo personaje), siendo Adam Driver y Kathryn Hann los únicos que aportan un matiz a sus típicos papeles. 

Nos encontramos así frente a una película ligera en su trámite, que abre con todo y a un ritmo frenético para poco a poco decantar en un drama familiar con el que resulta imposible no conectar. Comenzaremos conociendo a Judd (Jason Bateman), quien vive un quiebre con su pareja cuando se entera de que ha muerto su padre, circunstancia que obliga a toda la familia a reunirse y bueno, a partir de acá la película nos presentará a un grupo de hermanos + hermana, a la viuda madre y las singulares personalidades de cada cual. Nadie filtra nada, todos se dicen todo y aquello regala buenas dosis de humor negro, con lo cual la película cumple su fin de entretener aunque cuando intenta pasar al drama patina un tanto, con vueltas algo forzadas y una tendencia al final cliché, donde todas las situaciones se resuelven con lección de por medio.

Si bien la idea de la familia que se reúne por la muerte de un padre se encuentra bastante manoseada a estas alturas, el que la película escape del clásico humor tontorrón estadounidense, se agradece. 

¿Lo mejor? El reparto, cada uno en lo suyo le saca mucho partido al personaje.
¿Lo peor? El que la película se esfuerce en que cada personaje obtenga una lección. Muy cliché. 
¿Donde la encuentras? En Netflix. 


3.0 : Buena, se deja ver...



Otras películas de Jason Bateman:
2015: The gift

Otras películas de Adam Driver:
2017: Star wars : The last jedi
2014: While we're young

Otras películas de Rose Byrne:
2013: The place beyond the pines

Otras películas de Kathryn Hann:
2015: The visit

lunes, 17 de febrero de 2020

Knives Out (2019)

Género: Misterio      
Dirección: Rian Johnson 
Protagonistas: Ana de Armas, Daniel Craig, Chris Evans, Jamie Lee Curtis, Michael Shannon, Christopher Plummer
Duración: 130 minutos 
Año : 2019


Quien diría que Rian Johnson, el hombre tras el descalabro de Star wars, podría gestar una película tan bien lograda como esta. Sin demasiadas pretensiones además, "Knives out" se enmarca dentro de lo que podríamos llamar cine entretenido a secas. Es decir,  películas sin dobles lecturas, ideas subterráneas o mensajes políticos. Lo de esta cinta no apuesta a nada más allá del arte de entretener con buenas armas, del mantenerte frente a la pantalla a gusto y hacerte pasar un buen rato... y vaya que lo logra.

De la mano de un conjunto de soberbios actores, donde destaca el duelo interpretativo de la cubana/española Ana de Armas junto a Daniel Craig, y un guión plagado de giros argumentativos, la película se pasea a gusto bajo el clásico dilema del "¿quien será el asesino?", en una especie de "Clue" (el juego de mesa) actuado. Ahí radica la mayor virtud de lo realizado por Rian Johnson, en el ser capaz de entregar una película sólida que recurre a material que hemos visto ser utilizado decenas de veces antes, pero que acá funciona de mil maravillas. Y es que el argumento no puede ser más sencillo: un millonario aparece muerto y, dado que todos desean su herencia, hay que descubrir si el asunto fue suicidio o existió un asesinato. Desde ahí todo se arma y se descontrola a gusto, metiendo mano al humor y al misterio en dosis equivalentes. 

Que a Rian Johnson no le den más monstruos colosales que no sabe controlar y se dedique a hacer esto, cine de bajas pretensiones. Que se le da perfecto.

¿Lo mejor? Que las dos horas se te pasan volando. 
¿Lo peor? Que te esperas los giros, no siempre sabes en que dirección, pero sabes que giros habrán.
¿Donde la encuentras? En PopCornTime está.


3.5 : ¡Muy buena!


jueves, 30 de enero de 2020

Parasite (2019, Corea del Sur)

Género: Comedia negra / Drama      
Dirección: Bong Joon-Ho    
Protagonistas: Song Kang-Ho, Lee Seon-Gyun, Jang Hye-jin
Duración: 135 minutos 
Año : 2019

Estaría bueno que fuésemos reconociendo que es el cine coreano el que por una u otra razón acaba explotando el talento de Bong Joon-Ho. En lo personal aún mantengo el recuerdo de esa joyita de 2003 titulada Memories of murder aunque de igual forma quedé con cierto gusto a poco tanto con Snowpiercer (2013) como en Okja (2017), es decir, cuando Joon-Ho suelta las amarras y dirige sin la necesidad de apuntar al gran público de occidente, vaya cosas logra. El caso es que con Parasite ha encontrado la que debe ser su mejor película a la fecha (a riesgo de equivocarme, ya que a día de hoy no he visto Mother (2009)), una cinta diferente, sutil e inteligente a la hora de entregar sus mensajes, adictiva en su ritmo y relato, con una dinámica notable, y humana, tan humana que espanta. 

Lo que más me ha gustado en Parasite es la capacidad de Joon-Ho para mutar su película entre una escena y otra, pasando sin asco desde la comedia negra al drama, metiendo mano en ocasiones a la violencia y en otras a un humor grotesco para entregar su mensaje. ¿Y de qué va la película? De ricos y pobres, sin más, del arribismo y las ganas de “ser más”, de la indolencia del que aparentemente todo lo tiene. Pero este mensaje es mostrado durante la película con una elegancia que no puede sino maravillar, sin caricaturas ni innecesarias exageraciones. La dirección nos lleva contracorriente, ni los ricos son malos ni los pobres buenos, sino simplemente personas que en su contexto harán lo que sea por sobrevivir, algunos escalando, otros conservando lo que tienen. Conocemos así a una familia que juega a engañar a otra que inocentemente se deja engañar, pero lentamente la dirección comienza a instalarnos ciertas preguntas: ¿quién en realidad abusa de quien? ¿quién en realidad se miente a si mismo? Y es que tras noventa minutos de película y cuando no paramos de sonreír con cada escena, de pronto el asunto da un giro impresionante, la cinta muestra los dientes y acabamos por entender por donde va esto. De pronto todo deja de tener gracia. 

Parasite es cine con mayúsculas, ejecutado con precisión. Triunfa en todas sus dimensiones: es entretenida, dinámica, diferente, sutil e interesante. Mención aparte por cierto para cada una de las actuaciones. Enormes. Es que enormes. Todo propio de un director que a partir de acá seguramente será mirado con nuevos ojos por el mundo (aunque lo merecía desde antes). 

¿Lo mejor? El contraste humor negro/drama. 
¿Lo peor? Todo el rollo del código morse. Se que es original pero me pareció too much.
¿Dónde está? En PopCornTime la encuentras.
4.5 : Brillante.

Otras películas de Bong Joon-Ho:
2017:  Okja
2013: Snowpiercer
2013: Memories of murder