viernes, 11 de febrero de 2011

The kids are all right (2010)

Género: Drama
Dirección: Lisa Cholodenko
Protagonistas: Annette Bening (American Beauty) , Julianne Moore (Magnolia),
Mark Ruffalo (Shutter Island)
Duración: 104 minutos
Año : 2010

Aclamada en los festivales de Berlin y Sundance, premiada en los Globos de Oro y nominada en 4 categorías a los Premios Oscar 2011, "The kids are all right" se ha transformado en una de las películas que más ha dado que hablar durante el último semestre. Es probable que este hecho se deba a la exquisita bipolaridad que en todo momento el filme trabaja. Se presenta a si mismo, por ejemplo, como una comedia (de hecho en los Globos de Oro fue premiada en aquel género) pero poco a poco se transforma en un verdadero drama. De igual manera aborda el tema de la homosexualidad pero desde una mirada a la que no estamos habituados.


La llaman "la Brokeback Mountain" del cine lésbico. Calificativo que sólo me parece razonable aplicar por el hecho de que la cinta vuelve a tocar de manera abierta el tema de las relaciones entre personas de un mismo sexo. Pero sólo por eso ya que en general el tratamiento en esta película no tiene absolutamente nada que ver con el la mencionada cinta. A diferencia de lo presentado en "Brokeback Mountain" acá la homosexualidad no se plantea desde el mundo de la clandestinidad sino más bien como un tipo de relación normal y plenamente aceptada por la sociedad (tal como debería ser ¿no?)

"The kids are all right" muestra la vida de una pareja de mujeres, Nic y Jules, casadas desde hace 20 años y establecidas en un acomodado barrio en Los Angeles. Nic (Annette Bening) es una exitosa doctora muy entregada al mundo del trabajo, controladora y firme en su forma de ser. Jules (Julianne Moore) es sensible y más inconsistente en todo sentido. Tienen juntas dos hijos (uno de 16 y una niña de 18) , ambos concebidos mediante un donante anónimo (Mark Ruffalo), el cual de pronto los niños desean conocer. La aparición de este personaje externo y desconocido desatará la explosión de una serie de conflictos al interior de la familia, conflictos que se mantenían de cierta manera quietos debido a la rutina que esta seguía pero como bien sabemos, en la vida los problemas pueden esconderse por un tiempo pero siempre llega un momento en que sólo se necesita un pequeño detonante para que estos revienten.

Y bueno, con muchos méritos cuenta esta cinta. En primer lugar el mencionado tratamiento de una relación homosexual. Acá, a diferencia de lo que suele mostrar Hollywood, no hay caricaturas ridículas pero la dirección tampoco se pone grave, es decir, se muestra una pareja común y corriente, con sus particulares defectos y virtudes, con situaciones que pueden sacarte una carcajada como también emocionarte. Aparece entonces el segundo punto en donde dirección se luce, este es en el desarrollo de como funciona una dinámica familiar y de pareja. Problemáticas, formas de ser y reacciones que son absolutamente identificables en la realidad y que terminan entregando un peso único a la película.

Del guión ni hablar, un hilo continuo que en ningún momento agota ni se queda corto. Las explicaciones bastan y sobran, no subestiman al espectador ni tampoco se van en dilemas filosóficos que aburren. Creo que lo dije en un comienzo pero la película pasa de la comedia al drama y de vuelta con una facilidad que impresiona.


Finalmente hay que detenerse en las actuaciones. Iré de menos a más mencionando primero que Mark Ruffalo cumple bien en el papel de un tipo que vive sin reglas ni demasiadas responsabilidades, simplemente entregándose al momento. Por cierto, me pareció muy bien reflejada en la película esas ansias masculinas por poseer lo que no se puede tener, pero entendiéndolo siempre "después de". Muy buen trabajo en ese sentido.

Ahora, hablar de Julianne Moore es a estas alturas hablar en mayúsculas. Esta mujer hace rato ya que se desenvuelve muy bien en sus papeles entregándoles identidad y versatilidad. Acá nuevamente conmueve como muchas veces lo ha hecho a lo largo de su carrera.

Sin embargo quien se roba por completo los halagos en la cinta es la gran Annette Bening. Y es que una cosa es cumplir con un papel e incluso moverse bien en los cambios de carácter que el guión exija, pero otra cosa es hacer con él lo que te de la gana. Acá Annette desprende la sensación de moverse cuando quiere a donde quiere. Su talento interpretativo arrasa con todo. Absolutamente magnífica.

"The kids are all right" es una pieza de arte que es imposible no disfrutar por todo lo que he mencionado y todo lo que probablemente se me queda en el tintero. Una de esas películas que buscan la reflexión pero que cuentan con el mérito de hacer de esto algo entretenido. No es una cinta acerca de la homosexualidad, sino un filme acerca de la vida, de los conflictos de pareja que aparecen en la convivencia, de las relaciones entre padres (madres) e hijos y de lo que significa amar a otra persona en el amplio sentido de la palabra. Todo esto se encuentra inmerso en el contexto de una pareja homosexual pero con un tratamiento sencillamente notable. En fin, sin duda una de las mejores películas que he visto en el último tiempo.

TRAILER




Puedes verla online y sin cortes acá:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada