sábado, 21 de junio de 2014

13 Sins // 2014

Género: Terror   
Dirección: Daniel Stamm   
Protagonistas: Mark Webber, Ron Perlman 
Duración: 90 minutos
Año : 2014


Me acerqué a esta película buscando entretención, nada más. Era una de aquellas noches en que no andas demasiado exigente y cualquier cosa que lograse captar tu atención durante 90 minutos te viene bien. Sin embargo, una cosa es andar con poco filtro y otra muy distinta es el disfrutar con cualquier cosa. 

Elliot (un penoso Mark Webber) es un hombre aproblemado, lleno de deudas, responsabilidades y con un hijo en camino, acaba además de ser despedido de su trabajo (en una de las pocas escenas rescatables que contiene la película) por lo que cuando recibe un extraño llamado en donde se le ofrece dinero por superar trece desafíos, se muestra interesado, más aún cuando corrobora que efectivamente el dinero ganado tras las primeras pruebas aparece en su cuenta. Y eso es todo, no hay más, el resto es observar las pruebas que Elliot deberá superar y el como quienes manejan el juego en realidad han manejado los caminos de la humanidad desde tiempos inmemoriales. La película se irá rellenando poco a poco con hechos bastante absurdos y, por cierto, ninguna explicación. ¿Quién dirige este macabro juego? Ni idea. ¿De donde y como sacan tanta información? Ni idea. ¿Cómo tienen control de tantas situaciones simultáneamente? Menos aún. Se agregan además en escena una cantidad de personajes mal desarrollados (es cierto que jamás Ron Perlman ha sido actor de primera categoría, pero nunca lo vi peor que acá) y momentos que más que de terror son de risa por lo que el asunto termina literalmente en el suelo. 

Bien sabemos que el género del terror vive tiempos complicados, sin embargo, en estos años se han visto intentonas más que decentes ("You're the next", "Cabin in the wood", las primeras "Saw" incluso) las cuales demuestran que con un poco de creatividad y buen manejo del humor negro se pueden hacer cosas interesantes. "13 sins", que ni siquiera es una película original ya que es un remake de una cinta tailandesa de 2006, es una de esas cintas que te llevan a agradecer el que hoy exista internet y nos ahorremos la tomadura de pelo en pleno cine... 


1 / 5
Malísima. Directo al olvido. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada