viernes, 23 de enero de 2015

The Babadook // 2014 (Australia)

Género: Terror
Dirección: Jennifer Kent 
Protagonistas: Essie Davis, Noah Wiseman 
Duración: 90 minutos
Año : 2014


Una de las propuestas más interesantes dentro del mundo del terror llega a nosotros proveniente desde Australia, dirigida y escrita por Jennifer Kent. Lamentablemente la propuesta no ha cuajado de manera adecuada quedando como resultado una película que difícilmente logre diferenciarse demasiado del conjunto de mediocridades que habitualmente nos encontramos dentro del género, pero con todo creo que las intenciones merecen ser destacadas.

La idea está muy bien: el terror reside dentro de nosotros, el miedo es interior y no exterior como el 99,9% de las películas tratan de hacernos creer. El problema es que esta idea no ha sido del todo bien trabajada por la dirección, en primer lugar porque ha utilizado muchísimos de los clichés clásicos del terror moderno (?), los silencios, las apariciones sorpresa o efectos especiales, y segundo porque el guión también comete errores serios que entorpecen el que la película consiga su objetivo. 

La historia es muy simple: Amelia vive sola junto a su hijo Samuel, su esposo falleció en un accidente el día en que Samuel nació. Debe lidiar entonces ella con dos asuntos de manera paralela, la pérdida traumática de su marido y la crianza de un hijo que poco a poco a comenzado a manifestar problemas de conducta en su colegio. Samuel insiste en que un monstruo (El Babadook) lo asecha durante las noches y esta situación lo ha ido transformando en un niño cada vez más violento. Lo interesante acá es lo mentiroso que resulta el filme, el cual se presenta como una película típica de terror pero poco a poco va transformándose en otra cosa, o aquello es lo que pretende al menos ya que creo nunca realmente logra el efecto deseado. 

(Spoiler en el siguiente párrafo. Estás avisado)
No se entiende el brusco cambio de humor que vive el niño a media película, quien durante 45 minutos es visto como un pequeño insoportable y violento pero que de pronto pasa a transformarse en un niño apacible e incluso amoroso. Tampoco es creíble el como durante tantos años la protagonista no reventó con el tema, y ni hablar del cierre, ya que la cinta no deja en claro que el problema fue siempre psicológico y el monstruo en el sótano no es más que una metáfora frente a quien aísla a sus miedos con tal de salir adelante. Dicho en simple: los traumas son imposibles de eliminar pero si se pueden arrinconar y mantenerlos "a raya". Lo de las lombrices eso si me pareció francamente ridículo y con respecto al libro del Babadook: ¿Quien lo creó? ¿Ella misma? ¿Quien lo pegó y devolvió? ¿Nuevamente ella? Nada de eso queda claro, lo cual es un punto demasiado débil para la cinta.  

Hay buenas actuaciones, ideas más que interesantes y un puñado de buenas escenas de suspenso que por si solas hacen que la aventura valga la pena (por cierto, a mi el look del Babadook si me gustó), el problema es que a la hora de realizar el quiebre con el terror y plantearse más como un thriller psicológico me parece la película quedó en deuda. Aún así, vale la pena verla.


3.5 / 5
Muy buena !


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada