domingo, 10 de agosto de 2014

Inside Llewyn Davis // 2013

Género: Drama    
Dirección: Ethan & Joel Coen 
Protagonistas: Oscar Isaac, Carey Mulligan, Justin Timberlake, John Goodman, F. Murray Abraham 
Duración: 120 minutos
Año : 2013

Fargo(1996) y The big Lebowski(1998), películas que de golpe transformaron a los hermanos Coen una dupla cinematográfica de culto. En un par de años los tipos se llenaron de fama y prestigio pero al mismo tiempo iniciaron una carrera de aquellas que continuamente compite con el pasado, de hecho, a partir de ese entonces estos hermanos han entregado una serie de buenas películas pero ninguna ha sido capaz de corroborar la imagen sembrada en sus inicios. Y bueno, "Inside Llewyn Davis" no escapa a esta realidad, es otra película que da muestras de talento e identidad pero que vuelve a quedar (¿intencionadamente?) a medio camino en muchos aspectos.

Llewyn Davis (Oscar Isaac) es un cantante de folk norteamericano que se mueve en distintos círculos buscando espacios para mostrar su música. El tipo, sin embargo, personalmente es un desastre, no tiene donde dormir, se la pasa de casa en casa pidiendo dinero para poder sobrevivir y solo vive del presente con lo que poco que tiene, además , producto de esta vida, carga con un conflicto constante con el mundo, explotando en resentimiento bastante seguido. Los hermanos Coen han logrado entonces retratarnos a un personaje bastante antipático, pedante a momentos (el clásico prototipo del artista consecuente) y con el que efectivamente cuesta empatizar, ahí la cinta es un acierto, también lo es en el desarrollo, logrando uno que otro momento tan patético como cruel (memorable la escena en que Llewyn entrega todo de si interpretando una de sus canciones a un productor musical para acabar recibiendo una desalentadora respuesta). Sin embargo, en el grueso del trámite la película pierde peso metiendo personajes intrascendentes (lo de John Goodman saca sonrisas como siempre pero aporta poco más que eso), algunas historias que son poco aprovechadas y hacia el final se hace evidente la ausencia de un remate que clarifique el objetivo que tenía la película (si es que lo tenía), el último par de escenas de hecho te dejan mirando el techo y con la sensación de que la historia daba para algo más.

En síntesis, actuaciones más que convincentes, al mencionado Oscar Isaac se suman las histriónicas apariciones de Carey Mulligan, una excelente puesta en escena, la música también es un gran punto a favor y una buena muestra del cine de lo cotidiano que suelen abordar los hermanos Coen. Puede que la cinta carezca de un objetivo claro y sea en general algo plana pero con todo sigue siendo una película disfrutable, aunque por asuntos más estéticos que dramáticos. 

3 / 5
Buena, se deja ver. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario