lunes, 15 de octubre de 2012

Elefante blanco (Argentina) - 2012



Género: Drama
Dirección: Pablo Trapero 
Protagonistas: Ricardo Darín, Martina Gusman, Jeremie Renier
Duración: 120 minutos
Año : 2012

Si es cine argentino, suele valer la pena. Ahora, si metemos en la ecuación a Pablo Trapero en dirección y Ricardo Darín + Martina Gusman en los papeles, el asunto no podía pintar mejor. Por todo esto me senté a ver "Elefante blanco" con las expectativas muy arriba y bueno, siendo esta mi tercera experiencia frente al cine de Trapero (años atrás disfruté de "Leonera" (2008) y "Carancho" (2010)), debo comentar que ha sido por lejos la más satisfactoria. 

Lo de Pablo Trapero a estas alturas ya es sello personal. Una convicción u obsesión (probablemente ambas) por internarse en los terrenos más pobres y míseros del ser humano, exponerlos y dejar al espectador con las esperanzas por los suelos. Lo suyo es el cine de mierda,  ese cine que no pretende dejar moralejas, enseñanzas ni se anda con rodeos, su objetivo simplemente es relatar el cruce de una serie de dramas humanos, enmarcados todos en un contexto que juega a ser real. 

"Elefante blanco" cruza las vidas de dos sacerdotes y una asistente social, los cuales trabajan inmersos en una villa en Buenos Aires, lugar donde ellos intentan día tras día luchar contra una serie de necesidades que presenta la población. Ese es el contexto, los dramas tendrán que ver con los personajes en cuestión, sus miedos, dudas y contradicciones. Los dardos de la dirección esta vez apuntan hacia la Iglesia Católica y el doble estandar que esta presenta. Se cuestiona desde la existencia del celibato hasta la labor social que la organización ejerce. 

Si hay algo en donde pecaban las anteriores películas que vi de Pablo Trapero era en el ritmo de estas. A este tipo le fascina mostrarte diálogos extensos, en ocasiones algo intrascendentes pero que pretenden contextualizar completamente al espectador. En "Elefante blanco" el tipo mejora aquel problema, aunque no del todo. Esta vez los primeros 45 minutos son algo lentos pero ya entrando en la segunda mitad del filme este agarra vuelo y finaliza de manera impecable. 

Existe Hollywood. Ellos constantemente nos intentan hacer creer que la vida es cuadradita, justa, que todo pasa por algo y todo se devuelve. Pablo Trapero es de esos tipos que pretende recordarnos constantemente que las cosas no son así. Aveces la vida es injusta, sin moralejas ni cuentos de hadas. Aveces la vida es fea, aveces los asuntos no tienen respuestas. La justicia no existe para todos. Y bueno, "Elefante blanco" responde a aquello. No es una película perfecta pero si definitivamente una de las que yo recomiendo a ojos cerrados. Es ese cine que busca dejar algo dentro de ti, que busca remecer tu conciencia a como de lugar. 


4 / 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada