domingo, 30 de marzo de 2014

Melancholia // 2011

Género: Suspenso 
Dirección: Lars von Trier 
Protagonistas: Kirsten Dunst, Charlotte Gainsbourg , Kiefer Sutherland 
Duración: 130 minutos
Año : 2011

Observación previa: Si no has visto "Melancholia", te recomendaría no leer esta reseña.  Si quieres luego regresas pero esta película se disfruta de mejor forma sabiendo poco o nada de ella. 

Me estoy convirtiendo en un fanático de Lars von Trier. La segunda parte de la llamada "trilogía de la depresión" (la primera fue la ya comentada "Antichrist") me ha resultado otro viaje fascinante a través del cine de un director inquietante, un tipo que resulta ser una isla en medio de tanta película obvia que se ve por estos tiempos. 

La obsesión de Von Trier con el género femenino vuelve a ser evidente con "Melancholia", una nueva cinta del autor que sitúa a la mujer y su sentir como protagonista, en este caso dos hermanas: Justine y Claire, dos caras de una misma moneda. Dos formas de vivir y reaccionar frente al mismo escenario. 

(Desde acá hasta el final SPOILER) "Melancholia" comienza en la linea usual del director, un prólogo de ocho minutos en donde se suceden una serie de bellas postales que en cámara lenta nos muestran imágenes que (por supuesto) no comprendemos. Es Von Trier dándose el gusto de confundir desde la partida. Luego tendremos la película dividida en dos partes, cada una titulada con el nombre de estas dos hermanas. En la primera presenciaremos el suntuoso matrimonio de Justine (Kirsten Dunst). Todo comenzará con entusiasmo, Justine luce alegre, su novio enamorado, un padre orgulloso, un jefe que elogia su labor como publicista, una hermana (Charlotte Gainsbourg) y su marido (Kiefer Sutherland) esforzados en que toda la fiesta resulte bien. De pronto Gaby, madre de la novia, pide la palabra, da un discurso desagradable y todo cambiará. La verdadera Justine, confundida, desencantada y afectada por las palabras de su madre, tendrá una visión que la llevará a perder los papeles: un planeta (al que pronto conoceremos como Melancolía) se acerca a la Tierra y amenaza con terminar nuestra existencia. 

La segunda parte (titulada Claire), se desarrollará tiempo después. Con Melancolía ya muy cerca de la Tierra y la amenaza latente de que el impacto llegará a producirse. Acá Von Trier nos muestra dos mundos opuestos, representados por ambas hermanas, Justine que encarna el sufrimiento que desencadena en resignación para luego encontrar la calma mientras que Claire representa el miedo y la desesperación frente a lo que parece inevitable. Todo esto se encuentra muy bien tratado por un director que, a diferencia de todas las películas apocalípticas que he visto en mi vida, centra completamente la atención en los dramas personales de cada protagonista y no en el impacto que podría acabar con la vida en la tierra. 

Mención aparte por cierto merece la última escena de la película, aún recuerdo cuando durante mi adolescencia me preguntaba como sería el enfrentarse a un final así y bueno, Von Trier me entrega la respuesta de gran forma casi 20 años después. La fotografía una vez más es preciosa y de las actuaciones no hay nada que decir, impecables tanto Dunst como Gainsbourg en sus respectivas esquinas, ambas muy convincentes y versátiles, mientras que Kiefer Sutherland en su secundario rol de un apático científico también convence. 

Me retiro satisfecho. "Melancholia" y el fin del mundo en versión de Lars von Trier, una mirada brillante y desoladora que se resume en aquella linea que expresa en algún momento Justine : "la vida en la tierra es perversa y nadie la extrañará si desaparece". 

4 / 5
Excelente !!!



Otras reseñas de LARS VON TRIER:

viernes, 21 de marzo de 2014

The Thin Red Line // 1998


Tras 20 años de alejamiento del cine el estadounidense Terrence Malick decidía volver a dirigir (sus primeras dos películas datan de 1973 y 1978), y bueno, el hombre volvió con todo, entregándonos la que para muchos es su mejor cinta al día de hoy y de paso un trabajo que resulta fundamental a la hora de entender el cine de este singular director. 

Afirmar que estamos frente a una película bélica sería simplificar demasiado el asunto. De hecho me parece que la nominación a los premios Oscar, donde le tocó competir con la taquillera "Saving private Ryan" (Rescatando al soldado Ryan) de Steven Spielberg tendió a confundir a muchos por aquellos años, gente que llegaba a las salas esperando ver algo cargado a la acción y terminaba encontrándose con algo completamente diferente. Y es que estamos frente a una película que, con todas sus virtudes y defectos, es muchísimo pero muchísimo más que una película de guerra. 

De Malick he revisado acá en el blog sus películas más recientes, "The tree of life" (2011) y "To the wonder" (2012), sin embargo, insisto en que me parece que es "The thin red line" el filme que resume de manera más clara y efectiva todo lo que el director pretende entregar en sus obras (ahora entiendo que debí verla primero). Acá podemos observarlo en un estado más puro y no tan denso como en las mencionadas películas. En este caso se aprovecha de un escenario histórico (la batalla de Guadalcanal, en plena Segunda Guerra Mundial) para desarrollar sus verdaderos fines, los cuales pasan por mostrar las reflexiones internas de sus personajes y el maravilloso contraste que existe entre la acción del hombre versus la pasividad de la naturaleza, sin embargo, en esta ocasión Malick tiene muy presente el que existe un espectador y se esfuerza (en su estilo) por llevar cierto ritmo que en sus siguientes películas brilla por su ausencia. 

La película viaja por dos vías en paralelo. En una vemos a un grupo de soldados que intenta tomarse una isla de importancia estratégica para el futuro de la guerra y en otra observamos el interior de cada uno de estos soldados, su lucha por sobrevivir, sus frustraciones y miedos. Estos dos escenarios intercalarán todo el tiempo durante las tres horas (si, tres horas) de película, acá la lista de personajes que desfilarán será extensa (el mito afirma que los actores se peleaban por aparecer en la película) y cual más, cual menos, cada uno tendrá sus 15 minutos de cinta. Destacan para mi por sobre el resto los papeles de Nick Nolte y Sean Penn, seguidos de cerca por unos jóvenes Adrien Brody y Jim Caviezel pero la verdad es que en materia de actores el asunto acá es de absoluto lucimiento. Otro punto especialmente destacable en la película es la fotografía, visualmente es una película hermosa y de igual forma el tratamiento de las escenas de guerra es tremendo, algunas deben estar entre lo mejor que se ha visto en esta materia.

No todo es perfecto por supuesto y claro que sobra minutaje. Son 180 minutos de cine, demasiado para cualquiera y a la última media hora se llega muy agotado de tanta filosofía por lo que la película se entrampa a si misma acabando algo desgastada. Pero bueno, hablamos de Terrence Malick, un director "de aquellos", un tipo único en su especie y que solo por aquello ya merece la pena. Acá podemos disfrutar de su arte y talento de gran forma. 

4 / 5
Excelente !!!



Otras reseñas de TERRENCE MALICK

sábado, 8 de marzo de 2014

Antichrist // 2009

Género: Terror 
Dirección: Lars von Trier 
Protagonistas: Charlotte Gainsbourg , William Dafoe 
Duración: 120 minutos
Año : 2009


En un mundo y una industria que parece tener todo fríamente calculado un tipo como Lars von Trier nos viene bien. Obsesionado con el cine de autor con cada nueva entrega del danés busca provocar al espectador, lo suyo es el impacto y el lograr que quienes observan abandonen las salas con "algo" dentro de si (agradable o desagradable, da igual). Que lo logre o no y el como lo logre, ya es otra historia, sin embargo desde su posición inicial lo del director es, por lo bajo, interesante. 

Y bueno, que mejor ejemplo de lo que comento que "Antichrist", una película en donde podemos percibir a un von Trier completamente desatado y que por esto mismo generó opiniones encontradas con respecto a su obra. Tras su exhibición, se acusó a la película de ser innecesariamente excesiva y explícita, además de poseer un mensaje misógino (algo bastante absurdo e infundado según mi parecer). En lo personal he disfrutado muchísimo de "Antichrist", me ha parecido una película diferente, atractiva de comienzo a fin pese a ser efectivamente grotesca e incluso de mal gusto en determinados momentos. 

El asunto comienza con todo. (SPOILER) Los primeros 5 minutos muestran a una pareja haciendo el amor de manera apasionada mientras su hijo logra bajar de su cuna cayendo desde una ventana y encontrando la muerte. Esta escena, filmada en blanco y negro de manera muy cuidada por von Trier, por si sola es una declaración de intenciones: el cruce que plantea la cinta entre el placer y el dolor será temática importante durante el resto de la película. 

Esta pareja, representada de manera soberbia por William Dafoe y Charlotte Gainsbourg, será única protagonista durante el resto de la película. Él es psicólogo y terapeuta por lo que decide tratar a su mujer frente a la pérdida. Ambos viajan a Edén, un lugar internado en el bosque, que un año atrás ella visitó junto a su hijo con el objetivo de realizar una tesis sobre el femicidio. El desarrollo de la película, dividido en tres estaciones tituladas Duelo, Dolor y Desesperación, es fascinante, repleto de detalles exquisitos que entregan un ritmo que jamás cansa y frente al cual solo queda entregarse a disfrutar. Una pareja que encarna en todo momento el choque entre la racionalidad y lo inexplicable, el simbolismo del mal, representado de manera impecable en la naturaleza, además de una historia que solo al final dará un giro explicándonos lo que realmente acá ha sucedido (SPOILER): la mujer ha enloquecido mientras desarrollaba su tesis, convenciéndose de la naturaleza perversa y dañina de la mujer, estableciendo una relación constante de placer/culpa en su actuar y considerando que su sufrimiento (y muerte) es un acto de justicia. Memorable el momento en que ella mutila su clítoris (auch!!!), lugar que para ella representa precisamente el nexo placer/dolor.

Ahora, siendo justos, es imposible negar el que existen momentos en donde a von Trier se le fue la mano, cayendo incluso en el absurdo. Un zorro pronunciando un terrorífico (¿?) "reina el caos..." , una mujer que masturba a un hombre inconsciente hasta obtener una eyaculación con sangre (!!!) o una llave inglesa que aparece de manera milagrosa en el instante preciso para salvar al protagonista. Todos estos son detalles que le restan a una película que con un poco más de contención creo que podría haber sido una verdadera obra maestra del cine. 

En síntesis. Para muchos un pedante sobre valorado que busca generar polémica fácil mientras que otros lo catalogan como un genio moderno. Sea como sea, Lars von Trier no pasa desapercibido. Lo que es yo, me he cautivado con "Antichrist", una película que ha logrado generar en mi el deseo de seguir revisando la filmografía de este singular director. 

4 / 5 
Excelente !!!